El Grupo Aguas de Valencia lidera el proyecto europeo Life Ecodigestion, que tiene por objetivo aumentar la producción de biogás como energía renovable a partir del reciclado de los residuos de la industria agroalimentaria, lo que contribuye así a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, según ha informado la institución en un comunicado.

Esta iniciativa, aprobada en la edición LIFE+ 2013 y titulada ‘Automatic control system to add organic waste in anaerobic digesters of WWTP to maximize the biogas os renewable energy’, está cofinanciada por la Unión Europea y se prolongará durante 36 meses.

En palabras de su director general, Francisco Zorrilla, este proyecto LIFE “supone el reconocimiento internacional a una estrategia de I+D+i que se viene desarrollando en el Grupo Aguas de Valencia desde hace algunos años”. En definitiva, ha dicho, “ser cada vez más eficientes y autosuficentes en la gestión de los recursos hídricos es la mejor contribución al medio ambiente y a la sociedad”.

Con la nueva tecnología de automatización de dosificación propuesta y la digestión conjunta de los residuos de la industria y los fangos en los digestores de la propia depuradora, se aumentará el potencial de producción de energía renovable e incrementa la capacidad de codigestión de los residuos. Todo ello se traduce en la valorización de los residuos en lugar de su eliminación, en un mayor autobastecimiento en la planta y en una reducción de los costes de tratamiento del productor.

Desde Aguas de Valencia han destacado también la contribución a la consecución del objetivo de generación de electricidad a partir del biogás proveniente de los lodos de depuradoras en 2020 (Plan de Energías Renovables de España 2011-2020) y del objetivo europeo de cuota de energía procedente de fuentes renovables (Directiva 2009/28/CE).

Este proyecto “lucha contra un problema ambiental doble”: en primer lugar, la escasez de combustibles fósiles y su estrecha relación con la producción de gases de efecto invernadero y, por otro lado, la creciente producción de residuos orgánicos de elevado poder contaminante y su desaprovechamiento como recursos, han señalado las mismas fuentes.

En definitiva, la producción de energías renovables es “tan importante” de cara al futuro porque, “además de reducir las emisiones de gases, contribuyen a ralentizar y, en la medida de lo posible, a actuar contra el cambio climático”, han apuntado.

Por otra parte, su director general ha subrayado a este respecto que “la capacidad de generar energía sin contribuir al cambio climático es una realidad que ya se recogen en las directivas europeas y que para nosotros es una prioridad que incorporamos a nuestra gestión diaria”.

Un ejemplo de ello, ha dicho, es la reciente selección de la empresa, hace escasos meses, por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para participar en los proyectos Clima 2013- Fondo de Carbono. Por otra parte, el Grupo Aguas de Valencia logró la semana pasada el Premio Bioenergía Platino 2014, concedido por la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Ategrus), en su VIII edición, por liderar la generación de energía limpia a partir del tratamiento conjunto de las aguas residuales y residuos procedentes de la industria agroalimentaria –codigestión–.

fuente: vlcnews.es