El Grupo Aguas de Valencia lidera el proyecto europeo Life Ecodigestion, destinado al aumento de la producción de biogás como energía renovable a partir del reciclado de los residuos de la industria agroalimentaria, y contribuir así a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta iniciativa, aprobada en la edición LIFE+ 2013, está cofinanciada por la Unión Europea y se prolongará durante 36 meses. Este ha explicado que la mayoría de residuos de la industria agroalimentaria tiene un alto contenido en materia orgánica, lo que encarece y dificulta su tratamiento.

De este modo, la “codigestión” de estos residuos con los fangos de las depuradoras se plantea como “una buena alternativa”, ya que logra transformar algunos de los residuos en suproductos, contribuyendo a la generación de biogás.

Con la nueva tecnología de automatización de dosificación propuesta y la digestión conjunta de los residuos de la industria y los fangos en los digestores de la propia depuradora, “se aumentará el potencial de producción de energía renovable e incrementa la capacidad de codigestión de los residuos”.

Todo ello, se traduce en la “valorización de los residuos en lugar de su eliminación, un mayor autobastecimiento en la planta y una reducción de los costes de tratamiento del productor”, según las fuentes.

El proyecto liderado por el Grupo Aguas de Valencia “lucha contra un problema ambiental doble”: la escasez de combustibles fósiles y su estrecha relación con la producción de gases de efecto invernadero y la creciente producción de residuos orgánicos de elevado poder contaminante y su desaprovechamiento como recursos.

Para el director general de Aguas de Valencia, Francisco Zorrilla, la capacidad de generar energía sin contribuir al cambio climático es “una realidad que ya recogen las directivas europeas” y que para su Grupo es “una prioridad incorporada a su gestión diaria”.

Fuente: noticias.infocif.es